Efectos del agua en el rendimiento del ganado

La limitación de la ingesta de agua reduce el rendimiento de los animales más rápida y dramáticamente que cualquier otra deficiencia de nutrientes. El agua constituye aproximadamente entre el 60 y el 70% del peso vivo de un animal y el consumo de agua es más importante que el de comida. Los animales domésticos pueden vivir unos sesenta días sin comida, pero sólo unos siete días sin agua. El ganado debe recibir toda el agua que pueda beber porque los animales que no beben suficiente agua pueden sufrir estrés o deshidratación.


Los signos de deshidratación o falta de agua son el endurecimiento de la piel, la pérdida de peso y la sequedad de las mucosas y los ojos. El estrés que acompaña a la falta de ingesta de agua puede requerir consideraciones especiales. Los animales recién llegados pueden rechazar el agua al principio debido a las diferencias de palatabilidad. Hay que dejar que se acostumbren a un nuevo suministro de agua mezclando el agua de las fuentes antiguas y las nuevas. Si esto no es posible, debe controlarse la ingesta para asegurarse de que no se producen signos de deshidratación hasta que los animales se adapten a la nueva fuente de agua.


Las necesidades de agua están influidas por las condiciones fisiológicas y ambientales


El consumo puede variar mucho según el tipo y el tamaño del animal, el estado físico, el nivel de actividad, la ingesta de materia seca, la calidad del agua, la temperatura del agua y la temperatura ambiental. Las necesidades mínimas de consumo de agua se reflejan en la cantidad necesaria para el crecimiento corporal, el crecimiento fetal o la lactancia y la que se pierde por excreción en la orina, las heces o la transpiración. Cualquier cosa que influya en estas necesidades influirá en el requerimiento mínimo. No toda el agua debe ser suministrada como agua potable. Los alimentos con un alto contenido de humedad, como la chuleta verde, el ensilado o los pastos, proporcionarán parte de las necesidades, mientras que los alimentos como el grano y el heno ofrecen muy poca humedad.


Las necesidades de agua se miden mediante la ingesta voluntaria de agua en diversas condiciones. Los resultados implican que la sed es el resultado de la necesidad y los animales beben para satisfacerla. Esto se produce por el aumento de la concentración de sales electrolíticas en los fluidos corporales que activan el mecanismo de la sed. El ganado también puede aumentar el consumo de agua durante los meses de calor por su efecto refrescante.


El cuadro 1 muestra las estimaciones de consumo diario de agua de varios grupos de ganado.


Funciones del agua


El agua en el cuerpo cumple muchas funciones. El agua ayuda a:

  1. eliminar los productos de desecho de la digestión y el metabolismo,

  2. regular la presión osmótica de la sangre,

  3. producir leche y saliva,

  4. transportar nutrientes, hormonas y otros mensajes químicos dentro del cuerpo, y

  5. ayudar a la regulación de la temperatura afectada por la evaporación del agua de la piel y las vías respiratorias.


Calidad del agua


La calidad del agua, al igual que la cantidad, puede afectar al consumo de alimentos y a la salud de los animales, ya que una mala calidad del agua se traduce normalmente en una reducción del consumo de agua y alimentos. Al evaluar la calidad del agua para el ganado, hay que tener en cuenta si el rendimiento del ganado se verá afectado; si el agua podría servir de portadora para propagar enfermedades; y si la aceptabilidad o seguridad de los productos animales para el consumo humano se verá afectada.


La mayoría de los elementos presentes en el agua no causan problemas porque no se presentan en niveles suficientemente altos en forma soluble. El cobalto, el cobre, el yoduro, el hierro, el manganeso y el zinc pueden ser tóxicos en concentraciones excesivas, pero rara vez se observan en niveles lo suficientemente altos como para causar problemas.


Los problemas de calidad del agua que afectan al ganado se observan más a menudo con altas concentraciones de minerales (exceso de salinidad); alto contenido de nitrógeno; contaminación bacteriana; fuertes crecimientos de algas azul-verde tóxicas; o vertidos accidentales de petróleo, pesticidas o fertilizantes. Factores como la edad, la dieta, la condición y el tipo de animal determinan la tolerancia de los minerales en el agua. La proteína vegetal o animal en descomposición, los fertilizantes nitrogenados, los jugos de ensilaje y otros factores pueden contribuir a los altos niveles de formas de nitrógeno en las aguas superficiales.



El acceso y la calidad del agua mejoran el rendimiento


El acceso y la calidad del agua pueden afectar al rendimiento del ganado. Los responsables de granjas con vacas lecheras de alta producción han informado de aumentos sustanciales en la producción de leche cuando las vacas tienen agua fácilmente accesible. No es infrecuente que se produzcan de dos a cinco libras más de leche por vaca y día.


La utilización de los pastos puede mejorar mucho cuando los animales no tienen que desplazarse mucho para conseguir agua. Un estudio realizado en Missouri investigó las distancias que el ganado vacuno recorría para obtener agua y cómo eso afectaba a la distribución del pastoreo y a la utilización del forraje disponible. Los resultados del estudio en los 160 acres analizados mostraron que la capacidad de carga de los pastos podía incrementarse en un 14% adicional simplemente manteniendo al ganado a menos de 800 pies del agua.


Otra investigación realizada en Wyoming llegó a resultados similares en condiciones de pastizales. Sus resultados mostraron que el ganado realiza el 77% de su pastoreo a menos de 1.200 pies de su fuente de agua. En este estudio, aproximadamente el 65% de los pastos se encontraban a más de 2.400 pies del agua, pero sólo soportaban el 12% del uso del pastoreo.


Un estudio realizado en Alberta (Canadá) indica que la calidad del agua afecta en gran medida a la capacidad del ganado para producir libras de ganancia. Todos los animales de la prueba obtuvieron una media de 0,5 libras por día o más de ganancia como resultado de beber agua de abrevadero (limpia) frente a agua de pozo/estanque (fangosa), donde se produjeron ganancias reducidas o negativas. Esta investigación continúa centrándose en el rendimiento de los animales. Aunque otras pruebas no han confirmado la misma cantidad de aumento debido a la calidad del agua, en general se acepta que el agua rancia y de mal sabor puede causar una reducción en el consumo de agua y este tipo de agua podría ser un huésped para los organismos de enfermedades.


Para evaluar la calidad del agua en relación con los problemas de salud del ganado, es imprescindible obtener un historial exhaustivo, realizar observaciones precisas y enviar muestras de agua sospechosas a un laboratorio cualificado si se producen problemas.


Otros afectos


La preocupación actual por la calidad del agua, no sólo para el ganado, sino también para el consumo humano, hace que se cuestione el cuidado del recurso hídrico. El uso de un "sistema de riego" en el que el ganado no tiene que tener acceso directo a un arroyo o a un pozo excavado/estanque no sólo protege el recurso hídrico, sino que también puede aumentar la distribución de nutrientes en todo el campo. Mediante la gestión del agua disponible y la colocación de los tanques, se puede aumentar la productividad de los pastos promoviendo un pastoreo más uniforme. El pastoreo uniforme da lugar a una distribución uniforme del estiércol y la orina.


Una vaca en pastoreo devuelve a los pastos el 79% del nitrógeno (N), el 66% del fósforo (P) y el 92% del potasio (K) que come (Bartlett, 1996). Si se permite, el ganado desplazará los nutrientes de los pastos y los depositará en lugares que no son beneficiosos para el crecimiento de los mismos. Ejemplos de ello son las zonas de sombra o los alrededores de los depósitos de agua. Un estudio de Missouri analizó los niveles de distribución de P y K en relación con la colocación del agua. Los niveles de análisis del suelo no se alteraron cuando el agua estaba a menos de 500 pies de la parte más alejada del pasto. Cuando el ganado tenía que viajar 1.100 pies hasta el agua, los cambios en el P y el K del suelo eran mucho mayores cerca del agua.


Resumen


El control de la ingesta de agua para el ganado es obligatorio para el gestor de la explotación. Es necesario un amplio suministro de agua de buena calidad para obtener la máxima producción. El consumo de agua está determinado por muchos factores y las funciones vitales básicas la requieren. Un acceso fácil a un suministro de agua de calidad y abundante puede aumentar la productividad del ganado. La gestión de la fuente de agua puede conducir a una distribución más uniforme de los nutrientes excretados a través de los desechos del ganado. El uso correcto de una fuente de agua puede mejorar las prácticas medioambientales.

108 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo