top of page

Calidad y disponibilidad de agua para los bovinos en producción

El agua es el elemento esencial para la vida. Su importancia es tal que una carencia puede afectar el consumo de alimentos, las funciones productivas, el estado general e incluso causar la muerte. La pérdida del 20% del agua corporal es fatal. 


El agua forma parte del cuerpo de los animales y su porcentaje es variable (40 al 75% del peso vivo) de acuerdo a diversas causas. Factores como la edad, el estado fisiológico, el momento de la lactancia y la composición corporal determinan esta variación. Animales gordos tienen menos agua que los delgados, vacas en inicio de lactancia contienen más que al final y los animales viejos tienen menos que los jóvenes. 



Además de formar parte de un gran porcentaje del cuerpo, el agua interviene en funciones fisiológicas importantes. Así es requerida para procesos como el transporte, digestión y metabolismo de nutrientes, la eliminación de los productos de desecho y del calor, el mantenimiento del balance de iones y fluidos y la provisión de un medio acuoso para el desarrollo fetal. El agua además cumple una importante función al ser fuente de minerales como calcio, sodio, magnesio y azufre, entre otros

 

Necesidades y consumo de agua


Los bovinos requieren grandes cantidades de agua y la producción se ve seriamente afectada si su consumo se restringe. El consumo de materia seca, el estado reproductivo, el nivel de producción de leche, el contenido de materia seca de la dieta, la ganancia a de peso, la temperatura ambiente y el consumo de sodio son factores que afectan de manera importante el requerimiento de agua.   

        

En vacas lecheras en sistemas estabulados el resultado de varios estudios determinó que, en promedio, el 83% del total del agua consumida proviene del agua de bebida y que el contenido de agua de los alimentos es uno de los mayores factores que afectan su consumo. Así, reducciones en el contenido de materia seca de la dieta de un 50 a un 30% determinaron un menor consumo de agua. En animales en pastoreo, donde el contenido de materia seca de la dieta es bajo, el consumo del agua de bebida puede llegar a ser solo el 38% de los requerimientos totales, siendo lo restante aportando por la dieta

El consumo de agua también se modifica ante los cambios en la temperatura.


Este elemento es sumamente importante durante los períodos de estrés calórico ya que es indispensable para la transferencia de temperatura desde el cuerpo al ambiente. De manera similar, la capacidad calórica del agua corporal actúa como un aislante y conserva el calor en las épocas de fríos intensos. El aumento de temperatura incrementa el consumo de agua e incrementos de 18 a 30°C en la temperatura ambiental determinaron aumentos del consumo del orden del 30%. La exposición al sol también afecta el consumo de agua y en los meses de verano las vacas sin sombra pueden llegar a consumir hasta un 20% más de agua que los animales que disponen de ella.


En el caso especial de los terneros muchas veces se considera que estos reciben gran parte del agua a través de la leche y que las necesidades de consumir este elemento en forma libre son pocas. Sin embargo, en terneros criados en forma artificial, la oferta de agua a discreción aumenta el consumo de alimentos y el crecimiento. Se ha reportado que cuando estos animales disponen de agua a discreción durante la etapa de crianza logran mayores ganancias de peso y comienzan a consumir más temprano el alimento sólido que los que solo consumen agua a través de la dieta láctea. Por lo tanto disponer de agua a discreción desde el primer día es también importante para el desarrollo de los terneros.



Calidad de agua


La calidad del agua es un factor que influye de manera significativa sobre la salud y la producción. Para los seres humanos y para los rumiantes, los criterios que definen la calidad del agua son similares y los principales parámetros son: características organolépticas (olor y sabor), características físico químicas (pH, sales totales, dureza), presencia de sustancias químicas (nitratos, sulfatos, sodio, minerales en general), de minerales en exceso, de compuestos tóxicos (arsénico, fosforados, etc.) y de microorganismos (bacterias, parásitos).


El consumo de agua de mala calidad lleva a una disminución en el consumo de alimentos, a problemas digestivos, a una menor performance productiva, a una pérdida de estado y a una alteración de la reproducción. Sin embargo, los límites que determinan la calidad del agua son relativos y están asociados a la categoría, a su estado productivo y al grado de acostumbramiento.


Bebidas tambos estabulados


Los animales en pastoreo también prefieren consumir agua varias veces al día, alternando con momentos de consumo de forraje. Sin embargo la frecuencia está condicionada a la distancia que se encuentra la aguada en relación a la parcela. Donde la aguada se encuentra cercana a la parcela Bebidas tambos estabulados los animales pueden consumir varias veces por día, por el contrario, cuanto más alejada se encuentra la frecuencia de tomas se reduce debido al esfuerzo que implica llegar hasta el reservorio de agua. Junto con esto, las caminatas también modifican el consumo de forraje y distancias de más de 250 mts entre la parcela y la bebida pueden afectar la eficiencia y uniformidad del pastoreo.


Bebidas de tambo en sistemas pastoriles


Un ensayo realizado en el país en condiciones de pastoreo y durante los meses de verano, demuestran la importancia de ofrecer el agua en la parcela. La disponibilidad del agua en el lugar de pastoreo permitió incrementar la producción de leche sobre el tratamiento donde se ofreció el agua en un extremo del potrero, siendo la diferencia promedio para los 61 días de ensayo de 1,39 lt/vaca/día. Cuanto más lejos estaba la bebida de la parcela en el tratamiento control, más pronunciada fue la diferencia de producción con respecto al tratamiento que ofreció el agua en la parcela. Debido a que no se detectaron diferencias en el consumo de agua entre los tratamientos, el efecto positivo sobre la producción fue explicado por un efecto positivo del tratamiento sobre el confort de los animales

 

Recomendaciones generales sobre el agua:


La disponibilidad y calidad del agua son aspectos sumamente importantes para la salud y la productividad de los bovinos. Cualquier alteración en estos puntos van deprimir de forma rápida y severa la producción, por lo que a la hora de evaluar su uso se debe considerar:


  • Ofrecer un adecuado acceso al bebedero, teniendo en cuenta que el mismo se encuentre en apropiadas condiciones ya que, de no ser así, se pondrá en riesgo la calidad del agua.

  • Evaluar que la disponibilidad de bebederos y que el abastecimiento de los mismos sea adecuada, evitando la acumulación de animales en los alrededores de las aguadas.

  • Realizar análisis para determinar la calidad del agua al menos una vez al año. Repetir estos análisis si los resultados no son adecuados.

  • Si el agua es apta para consumo, será necesario realizar los ajustes apropiados sobre la dieta:

  1.  Considerando el aporte mineral del agua.

  2. Reduciendo el aporte de cloruro de sodio, calcio y/o magnesio si hay alta cantidad de sólidos totales.

  3. Aumentando el aporte de selenio y cobre si hay elevadas cantidades de sulfatos o hierro. De ser necesario evaluando el uso de fuentes de minerales orgánicos.


  • Si no es apta para consumo y se considera que esto puede limitar la producción, se deberá buscar una nueva fuente.

 



Bibliografía y Fuente:

Ignacio Vidaurreta, MV, Msc departamento Técnico, Vetifarma SA

 

 

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page