5 sencillos pasos para un pastoreo eficaz del ganado

Sacar el ganado a pastar puede simplificar la vida y las responsabilidades de los rebaños, pero también añade algunos nuevos desafíos. Los beneficios del pastoreo para nuestras operaciones ganaderas son bien conocidos, pero el sobrepastoreo también puede ser un problema que reduce la ingesta de forraje y la calidad de los nutrientes para nuestros rebaños.


Los expertos tienen numerosas sugerencias sobre cómo los productores de ganado pueden aprovechar al máximo el pasto disponible para nuestros rebaños. Aquí hay cinco pasos sencillos para un pastoreo eficaz del ganado que puede aplicar en cualquier ubicación geográfica.



1. Evitar el sobrepastoreo


Esto es crucial. El ganado pastorea durante unas ocho horas al día. El mayor valor nutritivo se encuentra en las partes jóvenes y frondosas de la planta, cerca de la parte superior. Cuanto más se acerque el animal al tallo, menos contenido nutricional tendrá. El sobrepastoreo crea un efecto dominó de problemas en los rebaños.


Muchos expertos dicen que se necesita un mínimo de 10 parcelas en una situación de pastoreo rotativo para evitar el sobrepastoreo. Un número mayor es incluso mejor. El ganado debe tener suficiente espacio; vigilar la densidad de población del potrero, y suficiente alimento. Cuando se traslade el ganado, debe ir al potrero que más se haya recuperado, no al más cercano.


Lo mejor es que los periodos de pastoreo del ganado sean cortos. El ganado pasta de forma selectiva y come primero los pastos mejores y de mayor calidad.


Una forma de medir el período de pastoreo de su ganado es por la altura de la planta. Esto variará dependiendo del tipo de hierba, pero una regla general es empezar a pastar entre 13-25 cm, y dejar de pastorear a una altura de 5-10 cm.


2. Minimizar el número de rebaños


Se trata de una cuestión de trabajo y tiempo. Si se reduce el número de rebaños, se puede controlar a los animales más rápidamente. Por ejemplo, le llevará más tiempo controlar dos rebaños de 300 reses cada uno, frente a un rebaño de 600 reses.


Si el tamaño de su parcela es lo suficientemente grande, considere la posibilidad de aumentar la densidad del ganado. Se recomienda tener menos rebaños grandes que múltiples rebaños más pequeños. Establezca los rebaños en función de las necesidades nutricionales, con los animales de carne en el grupo alto, que reciben el mejor pasto disponible. Las vacas con terneros y las novillas en crecimiento son su grupo medio, y las vacas secas son su grupo bajo. Pastoree los grupos de forma secuencial en una parcela para evitar el pastoreo en zonas concretas.



3. Dejar que la tierra se recupere


Cuanto más largo sea el periodo de recuperación, mejor será la tierra. Después de que el ganado haya pastado en una parcela y se traslade a otra, deje que la tierra se recupere y también mejorará por sí misma. Se puede estimular el crecimiento porque las hojas y las hierbas ya no dan sombra a las plantas, lo que les permite florecer. Cuanto más tiempo se recupere, más rica en nutrientes será el pasto, y los sistemas de raíces se desarrollarán más, ayudando a evitar que el ganado arranque el pasto de raíz.


El ganado debe trasladarse siempre a la parcela más recuperada, no a la más conveniente. Por ello, los expertos recomiendan un mínimo de 10 parcelas. La duración del periodo de descanso varía en función del tipo de pasto, pero es necesario un mínimo de tres semanas. Hay que prestar atención a la salud del suelo y a la resiembra cuando sea necesario. La realización de pruebas de suelo anuales y la adición de enmiendas del suelo durante los períodos de recuperación pueden fortalecer la tierra. La resiembra, según sea necesario, mejorará el rendimiento del forraje y su valor nutricional.


4. Controlar los yuyos


Cuando el pastoreo rotativo del ganado se realiza correctamente, los yuyos suelen reducirse al mínimo. Sin embargo, muchas parcelas tienen problemas de maleza desde hace mucho tiempo o se ven afectadas por especies invasoras que se han introducido en los pastos. Las malas hierbas como la vara de oro, los cardos y la maleza deben ser controladas, mientras que las plantas venenosas deben ser eliminadas.


5. Añadir agua


Además de asegurarse de que sus parcelas disponen de un riego adecuado, el acceso al agua para su rebaño es muy importante. Los productores de ganado suelen dar prioridad a las estrategias de pastoreo, mientras que el mismo esfuerzo y la misma consideración deben ir a la planificación de las fuentes de agua para el ganado para evitar el sobrecalentamiento en los meses de verano.


Por último, hay que tener en cuenta la distancia que recorre el ganado en busca de agua. Lo ideal es que estén a menos de 244 metros de una fuente de agua en todo momento.

114 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo